Paso de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén PDF Imprimir E-mail

Paso de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén

Calza en su interior treinta y cinco hermanos costaleros. Una parihuela de madera, con siete trabajaderas cubiertas con faldones color granate galoneados en oro, sustenta esta obra concebida por José Calvo Cadaval. Las labores de talla, tanto del respiradero y las maniguetas, como del canasto, fueron realizadas en madera de pino de Flandes por Manuel Martín Díaz en 1992, según diseño del anterior, en estilo neobarroco, con inspiraciones platerescas, molduras de casetones y profusa decoración a base de cuernos de la abundancia y motivos florales y frutales.

El respiradero se adorna con cuatro cartelas ovoidales en cedro con los símbolos de la Hermandad (Escudo, J.H.S., Cruz de Santiago y Custodia), de José Calvo Cadaval, de 1996, mientras que el alto canasto muestra un perfil ondulante, ligeramente sinuoso, y aparece rematado por una crestería con motivos vegetales. Esta canastilla ostenta otras cuatro cartelas, obras en relieve de Francisco Rivera, de 2001, representando escenas de la vida pública de Jesús según el Nuevo Testamento, anteriores todas a la Pasión. Sobre la mesa y en cada una de sus esquinas, cuatro ángeles en cedro policromado, obra de Francisco Berlanga de Ávila, de 2000, ostentan sendas filacterias bordadas en oro sobre terciopelo rojo, color litúrgico del Domingo de Ramos. En estas filacterias, obra de nuestro Taller de Bordado, de 2008, se lee: “HOSANNA FILIO DAVID” “BENEDICTVS QVI VENIT” “IN NOMINE DOMINE” “OH REX IRSRAEL” (“Hosanna al Hijo de David. Bendito el que viene. En nombre del Señor. Oh Rey de Israel”).

En el frontal del canasto preside, revestida con el hábito de la Cofradía, la imagen decimonónica del Niño Jesús Salvador, en madera policromada, conocida popularmente como “Manolito Jesús”. La iluminación del paso queda resuelta con seis neobarrocos candelabros de guardabrisas, tallados por José Calvo Cadaval en 1999, con vueltas de carnero, que rodean por completo la mesa. En el llamador, obra en plata sobredorada, de 1999, podemos observar dos costaleros “haciéndose la ropa”. Todo el conjunto se concluyó en su dorado, estofado y policromado en 2008.

Se exorna con clavel “Rosa Patrocino” en la crestería, y lentisco, juncia y romero en la mesa.