Paso de María Santísima del Pasmo PDF Imprimir E-mail

Paso de palio de María Santísima del Pasmo

Actualmente en proceso de ejecución, calza treinta hermanos costaleros en su interior, y su armazón consta de una parihuela metálica de seis trabajaderas que se cubre con caídas de terciopelo azul oscuro, con galones y grecas dorados, y con un respiradero de orfebrería plateada, decorado a base de motivos vegetales y cabezas de ángeles, obra de Manuel de los Ríos, de 1983. Se ilumina con candelería cincelada en orfebrería plateada por Antonio Santos, de 1995, y con una pareja de notables candelabros de cola, también en orfebrería plateada, de Hijo de Juan Fernández, de 2006. En la mesa, juego de jarras de orfebrería para el exorno floral; llamador con la leyenda “MATER DOLOROSA”, un ángel y un corazón atravesado por siete espadas, de Hijo de Juan Fernández, de 2005; y peana para la Virgen, de perfil cóncavo, y que luce en su centro el escudo de la Corporación, siendo obra en orfebrería plateada de Antonio Santos, de 2000. Figura tras el llamador una miniatura en plata y marfil de nuestra Patrona, la Santísima Virgen de las Mercedes Coronada, que pertenece a la Hermandad del Rocío de Bollullos, presidiendo el carretón de su Simpecado, y que año tras año nos es cedida tradicional y amablemente.

El palio sobrio, casi de cajón, pero recortado en ligeras ondulaciones, se sustenta sobre doce varales, también plateados, del orfebre Manuel de los Ríos, de 1992, cuyos remates son doce ángeles con motivos pasionistas, del orfebre Hijo de Juan Fernández, de 2005. Las bambalinas -rematadas en su parte inferior por borlones y fleco grueso, llamado “de toalla”- y el techo, ambos en terciopelo azul oscuro, siguen el dibujo barroco de Francisco Javier Sánchez de los Reyes y están siendo magistralmente bordados por el taller de la Hermandad, dirigido por Manuel Ojeda Rodríguez. La hoja de acanto, los roleos y las macetillas o jarrones, unidos por piñones o escaleritas mixtilíneas, predominan en el exterior, mientras que en el interior, sobre un original firmamento de estrellas, se aprecian cuatro cartelas también mixtilíneas con otras tantas letanías lauretanas en latín, del Santo Rosario.

Destaca en el techo, rodeada de rayos, la gloria central, con un óleo sobre lienzo de Fernando Carrasco Ferreira, de2005, réplica del “Pasmo de Sicilia”, de Rafael Sanzio de Urbino. Rodeando esta pintura, como cenefa perimetral, podrá leerse el siguiente texto apócrifo bordado en oro: MARIA CVM NARRATIONEM AVDIRET MAGNO DOLORE EST TRANSFIXA ET CVM IOHANNE MARTHA MARIA MAGDALENA ET SALOME IN CRVCIS VIAM STATIM PROFECTA EST (“Al oír la Virgen el relato, quedó transida de dolor, y se fue en seguida, acompañada por Juan, Marta, María Magdalena y Salomé, a la Calle de la Amargura”).

Se exorna con clavel blanco en las jarras laterales, otras flores blancas en las jarritas delanteras y azahar en la mesa.