Hermandad del Silencio PDF Imprimir E-mail

Nuestra Hermandad, desde el  día 26 de Noviembre de 2009, se encuentra acogida como Filial o Agregada por la Primitiva Hermandad de los Nazarenos de Sevilla, Archicofradía Pontificia y Real de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén y María Santísima de la Concepción, “El Silencio”, con residencia canónica en la Real Iglesia de San Antonio Abad, de la ciudad de Sevilla, y que realiza Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral en la Madrugada del Viernes Santo.

Hermandad del SilencioEsta Primitiva Hermandad se funda en la Iglesia Parroquial de Ómnium Sanctorum en 1340, bajo el título de “Hermandad del Dulcísimo Jesús Nazareno y la Virgen Santa María con San Juan”. Trasladada a la Ermita de San Antón, hizo su primera salida procesional a la Ermita de San Lázaro en 1356, vistiendo sus cofrades túnicas moradas, soga de esparto ceñida a la cintura y el rostro cubierto por una cabellera de cáñamo que sujetaba a las sienes una corona de espinas. Todos cargaban con una pesada cruz y llevaban los pies descalzos. Este singular atuendo, imitación del de Jesús, dio origen al nombre de “Nazarenos” con el que designan en Sevilla y alrededores a los penitentes de la Semana Santa.

Pasó en 1546 al Hospital de la Cinco Llagas, y en 1571 se trasladó al Hospital de la Santa Cruz en Jerusalén, desde donde continuó haciendo su Estación, al romper el alba del Viernes Santo. Ya en 1579 adquirió en propiedad la Capilla del Santo Crucifijo en el Hospital y Real Casa de San Antonio Abad, donde labró Capilla y quedó establecida canónicamente.

En 1615 la Hermandad hizo Solemne Voto Juramento de creer, proclamar y defender, hasta derramar su sangre, si preciso fuere, que María Santísima, Madre Dios y Señora Nuestra, fue concebida sin pecado original, siendo la primera Congregación que lo llevó a cabo. Entre sus muchos timbres de gloria figura también el haber sido fundadora del Amparo de Venerables Sacerdotes en 1627.

Está incorporada a las Basílicas de la Santa Cruz en Jerusalén, San Juan de Letrán, y Santa María la Mayor, de Roma y a las del Salvador, y Santo Sepulcro, de Jerusalén. Incorporada para sus goces y privilegios a numerosas órdenes y familias religiosas, como Capuchinos, Carmelitas, Cartujos, Jesuitas, Filipenses, San Juan de Dios y Claretianos, entre otras.

Por el orden, recogimiento, seriedad y silencio absoluto con que, inmutablemente, lleva a cabo su Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral, esta Hermandad es conocida por la Cofradía de “El Silencio”, constituyendo su salida y tránsito por la Catedral una de las notas más emotivas y famosas de la Semana Santa sevillana.

A su ejemplo e imitación han surgido en España numerosas Hermandades que tienen la misma advocación y se rigen por idénticas Reglas. En 1824, S. S. León XII la declara Archicofradía, facultándola para agregar a sí a cualquier Hermandad o Cofradía, siempre que lo solicitase y tuviera igual advocación, cualquiera que fuese el lugar de su radicación, pudiendo así comunicarle todas las Gracias, Indulgencias y Privilegios que aquélla tuviera concedidas.

A día de hoy, la nómina de Hermandades Filiales o Agregadas a la Archicofradía ronda el centenar, distribuyéndose entre las provincias de Sevilla, Huelva, Málaga, Cádiz, Córdoba, Almería, Jaén, Ciudad Real, Toledo, Valladolid, Madrid, Barcelona, en incluso México.

De esta forma nuestra Hermandad sigue la estela y vida corporativa de esta Archicofradía, Madre y Maestra de todas las Cofradías y pionera y fundadora de la devoción a Jesús Nazareno en el mundo.

     Paso de Cristo     Paso de Palio