Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén PDF Imprimir E-mail
“Llevaron el pollino a Jesús y echándole encima sus vestidos, montó en él. Muchos extendían sus mantos sobre el camino, otros cortaban follaje de los campos, y los que le precedían y le seguía gritaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino que viene de David, nuestro Padre! ¡Hosanna en las alturas!” (Mt 21, 1-11; Mc 11, 17-10; Lc 19, 29-40; y Jn 12, 12-15).

“Alégrate sobremanera, hija de Sión. Grita exultante, hija de Jerusalén. He aquí que viene tu Rey, justo y victorioso, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna” (Ic 9,9).

Entrada de Jesús en Jerusalén

La Imagen de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén es de serie, de José Espuig, de 1951, adquirida por la Hermandad en los Talleres de Arte Cristiano de Olot, en Gerona.

Cristo, sedente a lomos de una borriquilla en actitud itinerante, bendice con su diestra, mira dulcemente y parece hablar. El peinado hebraico de la larga cabellera y la barba bífida entroncan con la tradición. Los rasgos y la pose de la imagen son de especial dulzura y nobleza. En contraste con el sufrimiento de posteriores escenas de la Pasión, la Imagen inspira paz, serenidad y regia humildad. Los pies se asoman descalzos bajo la túnica, en su mano izquierda sostiene una palma dorada y lleva potencias de plata sobredorada de Antonio Santos, de 2000. Procesiona el Domingo de Ramos.

En el paso procesional, rematado por una palmera cuyas hojas simbolizan el triunfo de Jesús sobre el pecado y la muerte, aparece acompañado de una mujer hebrea y tres niños que vitorean al Mesías, obras de la misma factura que la anterior. El tratamiento de los ropajes de todo el grupo escultórico es en bloque.

Fue restaurada en 2009 por la empresa onubense "Restauroarte". 

DETALLES DE LA SAGRADA ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN:

GRUPO ESCULTÓRICO: