Nuestro Padre Jesús Nazareno PDF Imprimir E-mail

“Tomaron, pues, a Jesús, y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota.”  (Jn 19, 16-17)

Nuestro Padre Jesús Nazareno

Procesiona en la Madrugada del Viernes Santo. Imagen de 1,70 m. para vestir, en madera de cedro encarnada, obra de Antonio Castillo Lastrucci, de 1937, y restaurada por Francisco Berlanga de Ávila en 1995. Vino a sustituir a la anterior Imagen, tristemente destruida en 1936, y de la que se carece de documentación.

Se trata de una representación de Jesús con la cruz a cuestas, camino del Calvario y  responde al modelo iconográfico del Nazareno, al que el arte sevillano dedica especial atención. El rostro de la Imagen, de rictus doloroso y cejas fruncidas, reproduce el modelo que el autor impuso en sus figuras cristíferas y emana a un tiempo, por su perdida mirada y labios entreabiertos, ternura y fuerza, mansedumbre y vigor. El Señor sufre dolor físico, pero superado siempre por el dolor espiritual. Las morenas encarnaduras, la fina nariz y la barba partida son otros rasgos destacables. La corona que ciñe sus sienes es sobrepuesta, y sus espinas son símbolo de la tribulación y el pecado. La cabeza, ligeramente inclinada hacia adelante y ladeada a la derecha, se inspira en el Gran Poder, de Juan de Mesa, por el tratamiento de los cabellos, que caen formando un mechón por su hombro derecho, mientras que la cruz descansa, según la tradición, sobre el hombro izquierdo. El peso del madero no lo doblega sin embargo en demasía, manteniendo una postura esbelta aunque no exenta de tensión. Las nobles y bien trabajadas manos, más que agarrar, acarician y se abrazan al leño; y el pie izquierdo, adelantado, se clava en gran zancada sobre una peana de guijarros, mientras que el derecho levanta su talón en ademán de avance. 

DETALLES DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO:
 
 
AJUAR DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO:

Su ajuar lo componen varias  túnicas moradas lisas (color que expresa sufrimiento y penitencia) con camisas, pasadores de bocamangas con el JHS, y cordones o sogas (símbolos de la predicción profética: como cordero llevado al matadero, no abrió la boca (Is  53,7)) con pasadores en seda y oro. En sus Solemnes Cultos el Señor luce una túnica bordada en oro sobre terciopelo morado por Pascual Acosta, en 1998, inspirada en la llamada “persa”, de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, para el Gran Poder sevillano. Lleva potencias de plata en el retablo, y en la salida procesional luce otro juego en plata sobredorada, con el anagrama de Jesús en pedrería, obra de Juan Fernández, de 1984. El madero, arbóreo (tributo iconográfico que alude a la redención del hombre) es de Manuel Cano Lagares, de 1938, aunque tuvo que ser substituido por una réplica hueca, más ligera, para evitar daños a la Imagen. Esta cruz lleva cuatro casquetes cincelados en plata sobredorada por Jorge Ferrer en 1950.